Psicología

Psicólogo deportivo en el deporte base .10 beneficios deseables para nuestros niños y jóvenes deportistas

El deporte es un magnífico vehículo para la formación, desarrollo y crecimiento de los deportistas infantiles y juveniles, y contar con un psicólogo deportivo en el equipo técnico es una apuesta sensata para que la dirección de la marcha sea la correcta. Puede parecer que la figura del psicólogo en el deporte base sea incompatible con el presupuesto de clubes y escuelas deportivas, pero los beneficios a lograr son claves, especialmente para los deportistas en formación. Y con esto no estoy diciendo que estas ganancias relacionadas con el deporte sean exclusivas del trabajo del psicólogo deportivo, pero sí que éste es el profesional cuyos objetivos de desempeño se corresponden con los citados beneficios.

Te explico mi parecer respecto a lo que el trabajo del Psicólogo deportivo aporta a niños y jóvenes deportistas:

  • Integración de la figura del Psicólogo Deportivo en el equipo técnico. La presencia habitual y cercana de este profesional, el trabajo constante con deportistas y cuerpo técnico logra la eliminación de prejuicios, cuestionamientos o desconfianzas hacia este profesional.
  • Normalización de la salud mental y el trabajo psicológico. El simple hecho de tener en cuenta, hablar y trabajar con los deportistas aspectos mentales como emociones, pensamientos, ansiedad, estrés, expectativas, … conduce a la deseable normalización de este tema en el deporte y, por extensión, en la vida personal.
  • Fomenta un autoconcepto saludable y una autoestima positiva. Parte del trabajo psicológico con los deportistas les guía hacia la comprensión y aceptación de sus dificultades, debilidades y limitaciones, pero también a un mayor conocimiento y fomento de sus cualidades, potenciales, y habilidades.
  • Construye personas organizadas, eficaces gestores de su tiempo y energía. Mediante el trabajo de planteamiento de objetivos deportivos, planificación de la temporada, manejo de diagramas de decisiones o de cuadros de costes- beneficios; logrando que se habitúen a planificar, programar y estimar plazos o esfuerzos.
  • Fomento de la Inteligencia Emocional en los deportistas. El aprendizaje en la identificación, aceptación, interacción y relación con sus emociones en el deporte (frustración, triunfo, derrota, esperanza, …) potencia sus habilidades emocionales.
  • Mejora la Autoconfianza. Gracias al trabajo de control de expectativas y anticipación de dificultades, la autoevaluación realista del rendimiento, el autoconocimiento, … logran que los deportistas tengan una mayor confianza que desde el deporte se podrá hacer extensible al resto de su vida cotidiana.
  • Ganancia en las habilidades de comunicación interpersonal óptimas y eficaces. A través de las actuaciones psicológicas con los deportistas orientados a una facilitación de las relaciones con sus iguales o los adultos, la preparación de situaciones novedosas, el trabajo de equipo, …
  • Desarrollo de habilidades de afrontamiento. Como resultado de su aprendizaje en técnicas de relajación y procesos cognitivos eficaces para hacer frente a situaciones potencialmente aversivas o amenazantes (un entrenamiento duro o una competición clave, por ejemplo).
  • Percepción de control, de estar al mando. Los deportistas trabajan con el psicólogo en la identificación y determinación del grado de control que cada situación deportiva tiene, en la mecánica de toma de decisiones. Definir adecuadamente que sucesos dependen de uno mismo facilita el control, tanto en el deporte como en la vida misma.
  • Optimización de las relaciones paterno- filiales en el contexto deportivo. Armonización del rol paterno / materno en el triángulo deportivo. Logrando una relación más gratificante y productiva en el núcleo familiar a través del trabajo conjunto, de la fluidificación comunicativa o de la determinación de las necesidades, sentimientos o deseos de cada uno de ellos.

También el entrenador se beneficia del trabajo psicológico en el deporte base logrando:

  • Mayor eficiencia en las actuaciones globales de entrenamiento: Tener en cuenta y actuar sobre las variables psicológicas y su potencial eficacia ayuda a que el entrenador obtenga información útil a incorporar en su trabajo cotidiano con los deportistas. Se logra mejora en los procesos de aprendizaje, instauración de conductas deseables, trabajo táctico, comunicación eficaz con deportistas, …
  • Adquisición de habilidades y capacidades específicas relacionadas con variables psicológicas que mejoran las competencias propias de los entrenadores en su labor con deportistas base o de cualquier otra categoría de edad.

 

Hay muchos más beneficios relacionados con el trabajo psicológico en el deporte que los aquí reflejados, y todos ellos son globales, llegan muchos más lejos de la cancha o de la pista. Y es esta condición de beneficio extensible a todas las esferas de desarrollo de los deportistas la que le dota de mayor relevancia.

Debemos seguir trabajando para llevar la psicología al deporte y ,de forma especial, al deporte base.

 

 

Raúl González

Psicólogo  deportivo CL-04904